• Con casi 11.000 viviendas vacías en Málaga, muchas de bancos rescatados con dinero público, seguir construyendo supone un atentado medioambiental.
  • Málaga Ahora propone destinar esas viviendas a un parque público de alquiler social o gravarlas sustancialmente, medidas que funcionan desde hace décadas en países de nuestro entorno.

[20/5/2019]. La particularidad del mercado inmobiliario español (gente sin casas y casas sin gente) se ha agravado especialmente en la Costa del Sol, con el mayor el parque de viviendas desocupadas de manera permanente de Europa. Países como Francia, Holanda, Austria o Reino Unido tienen corregida esa situación mediante fuertes tributos a las viviendas deshabitadas o su recuperación por la administración como vivienda pública. Rosa Galindo, candidata a la alcaldía de Málaga Ahora, ha explicado en rueda de prensa que su grupo propone, por un lado, un aumento de un 50% del IBI a ese tipo de viviendas, un plazo máximo de desocupación o su rescate si pertenecen a la banca o a la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la reestructuración bancaria (la SAREB o banco malo, de titularidad pública y con unas 150 viviendas vacías en Málaga).

Galindo ha recordado que, gracias a Málaga Ahora, De la Torre se comprometió a exigir a la SAREB y restos de bancos esas viviendas, «pero solo le entregaron seis, y las de peores condiciones». Para la cabeza de lista, «ninguna candidatura excepto Málaga Ahora podrá exigir esas viviendas, procedentes en muchos casos de desahucios, porque arrastran deudas millonarias con la banca».

Deshaucios invisibles

La rueda de prensa ha tenido lugar en la barriada de Santa Julia, una de las más afectadas de toda la ciudad por la falta de regulación de los apartamentos turísticos (más de 20.000 plazas en Málaga) y el «desembarco» de las SOCIMI. Estas últimas son sociedades inmobiliarias que no tributan y que mediante la compra masiva de inmuebles y la subida de los precios de alquiler están expulsando a los vecinos o, en palabras de Galindo, «provocando todos los días desahucios invisibles». De hecho, Gavari Properties, una SOCIMI que acumula 500 viviendas entre Madrid y Málaga, ya ha comprado tres edificios enteros de la barriada y los desahucios han comenzado.

Del miso modo, ha explicado que de los casi 60.000 desahucios de 2018 en todo el país, más del 60% se debieron a impagos de alquiler, un porcentaje trasladable a Málaga. No ha dudado en calificar la situación como de «emergencia social» y ha garantizado que «Málaga Ahora actuará con la valentía y firmeza necesarias».
[Consulta nuestras principales propuestas]